Las causas de la evolución del clima y las tendencias observadas

El último informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre la Evolución del Clima (IPCC), publicado en 2007, estableció que “las emisiones mundiales de GEI atribuibles a las actividades humanas han aumentado desde la época preindustrial, con un incremento del 70% entre 1970 y 2004 (...). Lo esencial de la subida de la temperatura media del planeta observada desde mediados del siglo XX se le atribuye, muy probablemente, al aumento de las concentraciones de GEI de origen humano (...)”. Esta relación reafirma que los factores naturales (sobre todo, la radiación solar y la actividad volcánica) no pueden por sí solos explicar este fenómeno y confirma, con bastante seguridad, que lo esencial del incremento observado en la temperatura media del planeta desde mediados del siglo XX se debe al aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero causadas por las actividades de origen humano.

 

Emisiones mundiales de gases de efecto invernadero de origen humano

 

emissions mondiales gaz a effet de serre
Fuente : IPCC, 2007

 Las principales fuentes de gases de efecto invernadero causados por el hombre son :

  • la quema de combustibles fósiles que se utiliza en los transportes, la industria, los hogares y la producción de electricidad;
  • la agricultura y los cambios en la utilización de los suelos, como la deforestación;
  • el vertido de residuos
  • la utilización de gases industriales fluorados

 

Figura 2: Emisiones totales de GEI por sector en Europa - 27, 2008

 

emissions totales ges par secteur

Fuente : www.eea.europa.eu/fr/themes/climate/about-climate-change


Descargue un documento sobre “El cambio climático observado y los efectos constatados" a nivel mundial, europeo, nacional y pirenaico, en francés, español e inglés


El cambio climático : previsiones y efectos esperados

Intentar prever cómo será el clima de la Tierra en el año 2100 es un ejercicio que va más allá de las Ciencias del Clima. De hecho, para ello necesitaríamos formular hipótesis sobre la manera en que las sociedades humanas se desarrollarán para saber qué gases de efecto invernadero serán expulsados a la atmósfera durante el próximo siglo y en qué cantidad. Habría que intentar responder a preguntas como “¿Cuántos seres humanos habrá en la Tierra?”, “¿Qué modos de vida llevarán?”, “¿Habrá crecimiento o recesión?”, “¿Qué tipo de economía existirá?”, “¿Qué tecnologías se habrán desarrollado?”, “¿Qué políticas de lucha contra el cambio climático se llevarán a cabo?”, etc.

La estrategia adoptada para tomar en cuenta estas incertidumbres inherentes a las sociedades humanas ha sido la de definir los escenarios económicos, así como estudiar sus consecuencias climáticas. Estos escenarios proceden, por el momento, de un informe del IPCC conocido por su acrónimo en inglés, SRES (Informe Especial sobre los Escenarios de Emisión). En este, encontramos 4 familias de escenarios: la familia A1 agrupa los escenarios donde se produce un crecimiento rápido y una fuerte globalización (dentro de esta familia, A1T supone el uso de tecnologías con poca emisión de carbono, mientras que en A1FI se produciría un gran desarrollo de los combustibles fósiles, por ejemplo). A2 también es un escenario de crecimiento, con una globalización menor. B1 imagina, en una economía globalizada, modos de vida más económicos y un incremento del consumo de los bienes materiales más débil, mientras que B2, aunque también cree en esta última hipótesis, se daría en un mundo regionalizado. Ninguno de estos escenarios tiene como objetivo representar los efectos de una política activa de lucha contra el calentamiento climático: son, en cierta manera, escenarios "sin intervención". No se trata de prever el futuro, sino de proyectar un conjunto de futuros posibles donde ninguno es más probable que los otros.

El objetivo final sería el de guiar, del mejor modo posible, la decisión pública.

Descargue un documento sobre “El cambio climático previsto y los efectos esperados” a nivel mundial, europeo, nacional y pirenaico, en francés, español e inglés

Normativa

El cambio climático es uno de los mayores retos de la humanidad de los próximos años. El aumento de las temperaturas, los glaciares que se derriten, la multiplicación de las sequías y las inundaciones son signos de que el cambio climático ha comenzado. Los riesgos para el planeta y las generaciones futuras son enormes y obligan a decidir y a actuar con urgencia. Ban Ki-moon, Secretario General de las Naciones Unidas, decía así en una delaración de 2007: “El reto del cambio climático, y lo que hacemos para afrontarlo, será determinante para nosotros, nuestra época y nuestro patrimonio mundial”. Subraya, de esta manera, el carácter crucial de las decisiones políticas y de la legislación en relación a la lucha contra el cambio climático.

Desde hace varios años, la Unión Europea se ha comprometido con esta lucha, a nivel interno e internacional, y ha hecho de ella una prioridad, siendo la política en materia de cambio climático el reflejo de esta. A este respecto, la Unión Europea se ha puesto a la cabeza de la acción mundial contra el cambio climático comprometiéndose a reducir de aquí a 2020 sus emisiones de CO2 y otros gases de efecto invernadero por lo menos un 20% respecto a los niveles de 1990.

Sin embargo, las decisiones tomadas a nivel internacional y europeo deberán, asimismo, repetirse a nivel nacional. De esta manera, Francia, España y Andorra podrán adoptar planes y legislaciones con el fin de adquirir un rol mayor en la lucha contra el cambio climático, sobre todo, en el macizo pirenaico.

Descargue el documento “Contextos reglamentarios (mundial, europeo, nacional)” en francés, español e inglés.

 

 

logoCtp

 

logoTourbillon2


ue feder.png

logoAndorre

logoAquitaine

logoAragon

logoCatalogne

logoPaysBasque

logoLr

logoMP

logoNavarre